FIBROMIALGIA Y EJERCICIO

FIBROMIALGIA Y EJERCICIO

Cuando hablamos de dolor crónico normalmente nos referimos a un tipo de dolor mantenido de una duración superior a 6 meses, cuyo origen suele ser conocido. Existe la posibilidad de que el dolor se localice en diversos puntos musculoesqueléticos y que el médico no sepa encontrar la causa de éste. Si además eres una mujer de entre 20 y 50 años, la causa podría ser una enfermedad llamada fibromialgia. La Fibromialgia es una enfermedad de causa desconocida (como el 67% de todas las enfermedades definidas hoy en día) cuyo síntoma principal es el dolor crónico generalizado que se localiza, esencialmente, en zonas musculares, tendinosas, articulares y viscerales. La Fibromialgia es la causa más frecuente de dolor generalizado. En los últimos años se ha dado mucha más importancia a esta enfermedad que condiciona negativamente la vida de muchas personas. En 1992 la OMS la reconoció como una enfermedad de tipo reumático. Hasta entonces muchas personas afectadas tenían que sufrir esta situación de dolor sin un diagnóstico ni tratamiento adecuado.
La causa de esta enfermedad es desconocida, aunque se sabe que pueden desencadenarla: un trauma físico o emocional, una respuesta anormal al dolor (áreas en el cerebro que son reponsables del dolor pueden reaccionar de manera diferente en pacientes con fibromialgia), alteraciones del sueño o una infección, como un virus, aunque no se ha identificado ninguno.
Aunque su causa, como decimos, es desconocida, cada vez se detectan más evidencias al respecto de una base genética de la Fibromialgia que se expresa ante determinadas circunstancias y que condiciona una respuesta anómala del Sistema Nervioso y una facilidad específica para incrementar los procesos de sensibilización al dolor.
Síntomas de Fibromialgia
• Dolor: En los músculos pero no en las articulaciones. Frecuentemente, el dolor y rigidez empeoran por la mañana y pueden doler más los músculos que se utilizan de forma repetitiva. El dolor y la rigidez pueden manifestarse por todas partes del cuerpo o pueden estar restringidos a ciertos puntos, como en los síndromes de dolor miofascial. La fibromialgia en todo el cuerpo es más frecuente en mujeres que en varones.
• Fatiga: Puede ser leve en algunos pacientes y muy severa en otros. A veces se describe como fatiga mental o abatimiento general.
• Trastornos del sueño: Los pacientes con este problema concilian el sueño con facilidad. Sin embargo, no es reparador. Se despiertan con frecuencia o tienen pesadillas. Otros padecen apnea nocturna (fases en las que se corta la respiración), miclonías del sueño (movimientos bruscos de brazos y piernas) y bruxismo (rechinar de dientes).
• Síndrome del intestino irritable: Muchos pacientes sufren síntomas de intestino irritable como estreñimiento, alternado con diarrea, dolor abdominal, gases y náuseas.
• Trastornos psicológicos: Se pueden producir trastornos psicológicos como depresión
• Otros síntomas de fibromialgia pueden abarcar: problemas de memoria y concentración, entumecimiento y hormigueo en manos y pies, disminución de la capacidad para el ejercicio, jaquecas o migrañas tensionales.
Diagnóstico
Para un diagnóstico de fibromialgia, usted debe haber tenido por lo menos tres meses de dolor generalizado, además de dolor y sensibilidad en por lo menos 11 de 18 áreas, entre ellas:
• Brazos (codos)
• Nalgas
• Tórax
• Rodillas
• Región lumbar
• Cuello
• Caja torácica
• Hombros
• Muslosfibromialgia
Los exámenes de orina y sangre generalmente son normales; sin embargo, se pueden hacer exámenes para descartar otras afecciones que puedan provocar síntomas similares.
Tratamiento
El objetivo del tratamiento es ayudar a aliviar el dolor y otros síntomas, al igual que ayudar a que la persona le haga frente a dichos síntomas.
El primer tipo de tratamiento puede involucrar:
• Fisioterapia.
• Tratamiento farmacológico.
• Métodos para aliviar el estrés, como masaje suave y técnicas de relajación.
• Ejercicio y un programa de acondicionamiento.
En referencia al ejercicio debemos tener en cuenta que los pacientes con fibromialgia son personas extremadamente sensibles a cualquier movimiento debido a su situación de dolor crónico. Es por esto que es muy importante que la actividad que realizan sea del todo controlada y consciente. El Método Pilates resulta muy adecuado en estos casos, ya que la consciencia corporal acompañada de una respiración fluida y aplicada al movimiento produce una gran mejora en la calidad del movimiento. Es fundamental para estas personas mantener un rango de movilidad correcto, ya que las posturas antialgicas les pueden llevar a acortamientos musculares, posturas incorrectas (que producen un aumento de dolor, creando un círculo vicioso) y debilidad muscular. Se debe tener también en cuenta que la fatiga es uno de los síntomas más frecuentes, por lo que un programa individualizado de ejercicios, por ejemplo con las máquinas Pilates, permite adaptar totalmente la duración y el número de repeticiones que cada persona puede tolerar.

Mª Carmen Sánchez Navarro, fisioterapeuta de Estudio Pilates Palma.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *